Saltar al contenido
¿El orgasmo de un hombre debería ser el final de un encuentro sexual?

¿El orgasmo de un hombre debería ser el final de un encuentro sexual?

Las personas tienen la tendencia de ver el orgasmo como el objetivo definitivo del sexo, una idea a la que los terapeutas sexuales se refieren como imperativo orgásmico. Desde esta perspectiva, el sexo no es realmente sexo a menos que tenga lugar un orgasmo, lo que lleva a las personas a abordar el sexo con este objetivo singular en mente. ¿Qué ocurre entonces cuando se alcanza ese objetivo?

Para muchas personas significa el final del sexo porque no tienen otros objetivos que alcanzar más allá de eso. Esta es una forma problemática de pensar en el sexo, y contribuye en gran medida a la brecha del orgasmo, que se refiere al hallazgo constante de que las mujeres heterosexuales tienen muchas menos probabilidades de alcanzar el orgasmo que sus parejas masculinas durante un encuentro sexual.

En promedio, los hombres suelen alcanzar el orgasmo más rápido que las mujeres. Los estudios han descubierto que, mientras que los hombres generalmente alcanzan el orgasmo en 5-6 minutos, el promedio para las mujeres es más del doble: 13-14 minutos. En otras palabras, los hombres tienden a alcanzar el orgasmo mucho antes de que las mujeres estén cerca.

Obviamente, si los hombres ven sus orgasmos como el final del sexo, esto va a crear una desigualdad orgásmica – y debemos cambiar eso.

Ha llegado el momento de replantear el imperativo orgásmico

Tenemos que ajustar la forma en que abordamos el sexo y dejar de pensar en nuestros propios orgasmos como el objetivo final. Todos haríamos bien en hacer esto porque el imperativo orgásmico nos perjudica a todos.

Cuando el sexo es una actividad orientada a objetivos, tiende a sacarnos del momento porque estamos centrados en lograr nuestro objetivo en lugar de saborear las demás cosas placenteras del sexo. Cuando nos distraemos así, no podemos disfrutar plenamente.

Paradójicamente, esto también puede hacer que a veces sea más difícil tener un orgasmo. Por ejemplo, si empieza a preocuparse de que puede que no se produzca un orgasmo, es muy probable que no suceda. Cuando su cabeza se queda atascada de esta manera, puede crear una profecía autocumplida.

El imperativo orgásmico también puede hacer que las personas sientan que son un fracaso si el orgasmo no tiene lugar – y esto puede generar ansiedad la próxima vez que tenga relaciones sexuales, lo que puede preparar el escenario para problemas de rendimiento o de otra clase.

En lugar de ver el orgasmo como el objetivo y el final del sexo, considere el sexo como una actividad que está haciendo por placer y disfrute. Cambie la mentalidad de logro por una mentalidad centrada en el placer. Simplemente relájese y diviértase – y recuerde que el sexo puede ser divertido incluso aunque no tenga lugar un orgasmo, y que el orgasmo de una persona tampoco tiene por qué ser el final de la diversión.

Tratar el orgasmo como el final del sexo puede dañar su vida íntima

Existe otro problema en el caso de tratar su orgasmo como el final del sexo, y es que terminar con regularidad antes de que su pareja tenga la oportunidad de llegar al clímax puede terminar destruyendo su vida sexual.

Piense en ello de esta forma: Si el enfoque de sus encuentros sexuales parece centrarse solamente en su placer y nunca sobre el de la otra persona, ¿qué hay para ella? Si deja de disfrutar del sexo con usted, probablemente no querrá hacerlo muy a menudo. Y es posible que también esté resentida con usted por ello, lo que puede llevar a un conflicto que frene aún más el deseo.

Poner el placer de su pareja a la par del suyo no es solo lo correcto, sino que también es uno de los ingredientes para una vida sexual y romántica sana y mutuamente satisfactoria.

Además, prestar atención al placer de su pareja puede ser apasionante y divertido. Y ver el éxtasis de su pareja podría acelerarlo y prepararlo para comenzar de nuevo.

Cerrar la brecha del orgasmo

Si normalmente tiene un orgasmo mucho antes que su pareja, hay varias cosas que puede intentar para asegurarse de que todos se vayan satisfechos.

Primero, hable con su pareja sobre su vida sexual. ¿Qué es lo que más quiere y disfruta? ¿Qué actividades o técnicas le llevan al orgasmo de forma más fiable? Un poco de comunicación puede ser de gran ayuda para idear un nuevo plan de juego o un nuevo enfoque sobre el sexo que sea mutuamente placentero.

En segundo lugar, considere invertir en algunos juguetes sexuales para ayudarlo. Por ejemplo, después del orgasmo, cambiar a vibradores u otros juguetes puede ser una forma práctica de extender el encuentro para la satisfacción de su pareja.

En tercer lugar, piense en cambiar sus posiciones sexuales. La posición sexual más utilizada por hombres y mujeres – la posición del misionero – en realidad no es la que ofrece a las mujeres las experiencias más indicadas para el orgasmo.

Investigaciones demuestran que las posiciones en las que las mujeres están arriba, como la posición de "vaquera", están relacionadas con mayores probabilidades de tener un orgasmo, en parte, porque proporcionan más estimulación al clítoris.

En cuarto lugar, ¡no se apresure con los juegos preliminares! Dedicar más tiempo a desarrollar la excitación primero a través del sexo oral, los besos, la estimulación de los senos y los pezones y el toque genital antes de tener relaciones sexuales puede facilitar el orgasmo de su pareja.

Por último, hay varias cosas que los hombres pueden hacer para extender el tiempo que tardan en llegar al orgasmo, lo que puede hacer que sea más fácil alcanzar el orgasmo al mismo tiempo que sus parejas. Puede intentar practicar métodos que se ha demostrado que ayudan a los hombres a desarrollar un mejor control de la eyaculación y retrasar el orgasmo, como la técnica de detenerse y volver a empezar. Esto puede ser particularmente útil para los hombres que tienden a tener orgasmos más rápido que la media.

Conclusiones

En resumen, ha llegado de dejar de ver el orgasmo masculino como el objetivo final y el fin del sexo. El buen sexo está relacionado con el placer y la diversión – no con lograr metas – y priorizar el placer de su pareja es una de las claves para una relación mutuamente satisfactoria.

¿Necesitas inspiración?

Artículo anterior ¿Cómo se utiliza un anillo para el pene?
Artículo siguiente 5 preguntas que debe hacer antes de tener relaciones sexuales con su cita de Tinder