Ir a contenido
✓ Entrega discreta 24h  ✓ Envío gratuito a partir de 40€
¿Cómo puedo hacer squirt?

¿Cómo Puedo Hacer Squirt?

Siempre es divertido aprender una habilidad sexual de la que no sabias que eras capaz, es como desbloquear un tesoro oculto de placer. Y para muchas personas, el squirting es una de esas cosas que pueden abrir un mundo completamente nuevo una vez que aprendes a hacerlo.

Satisfyer

un proceso fisiológico

El fenómeno comúnmente conocido como squirting ocurre cuando líquido, ya sea unas pocas gotas o varias tazas, se expulsa involuntariamente a través de la uretra de alguien con vulva durante la actividad sexual, explica la sexóloga clínica Sarah Melancon. “El Squirting es un proceso fisiológico diferente al orgasmo. Para algunas, ocurre al mismo tiempo, mientras que para otras, ocurren por separado”.

Existe mucha variación en cuanto a cuándo y cómo las personas hacen squirt, si es que pueden en primer lugar, y todo es normal. “Para algunas personas con vagina, el squirting ocurre naturalmente durante el sexo o la estimulación sexual”, dice la terapeuta sexual Tatyana Dyachenko. “Para otras, puede ser provocado por una estimulación específica, y algunas personas nunca lo experimentan”.

Con eso en mente, esta es una guía paso a paso sobre cómo probar el squirting por ti misma.

  1. Relaja tu cuerpo y mente

El Squirting usualmente requiere un profundo nivel de relajación. “La clave está en relajarse; de lo contrario, tu cuerpo se tensará y no podrás lograr nada”, dice Dyachenko. La sexóloga clínica Diana Nadim recomienda que incluso antes de comenzar enciendas velas, que escuches música sensual, tocarte o pedirle a un compañero que lo haga. Tendrás los mejores resultados si recibes contacto sexual en un estado totalmente libre de estrés.

También ayudará si colocas una toalla en la cama, agrega Dyachenko, para que puedas olvidarte de cualquier temor de ensuciar. Para una protección aún mayor, puedes comprar una manta especial para squirting o usar almohadillas para cachorros o almohadillas para la incontinencia, dice Melancon.

  1. Tiéntate a ti misma

“Cuando comienzas a tocar y estimular las partes ‘no sexuales’ del cuerpo y te acercas hacia tus senos y genitales, esto ayuda a cambiar tu sistema nervioso a un estado óptimo para la actividad sexual, aumentando la excitación y el placer”, dice Melancon. Ella recomienda masajear la parte exterior de los senos con un movimiento circular y acercarte hacia los pezones, luego tocar la parte interna de los muslos, los labios externos y los labios internos antes de estimular los genitales.

Cada vez que sientas el deseo de tocar una nueva parte de tu cuerpo, intenta aguantar (o tu pareja) un poco más antes de darte lo que quieres. El deseo sexual funciona “igual que el hambre, cuando hemos estado deseando algo y finalmente podemos comerlo”, dice Melancon. Cuanto más lo desees, y cuanto más lo saborees, más delicioso será.

  1. Dale un poco de amor a tu clítoris

Podrás sentir más en tu interior (y evitar cualquier molestia asociada con la penetración demasiado agresiva) si ya estás excitada, así que primero concéntrate en la estimulación genital externa. La estimulación del clítoris “ayuda a que la sangre fluya hacia la región pélvica y te pone de buen humor”, dice Dyachenko.

Continúa tratando de hacerlo lo más lento posible, idealmente dedicando de 20 a 45 minutos a entrar en calor antes de intentar la penetración. “Es ideal si puedes sentir el deseo de penetración de tu cuerpo antes de la penetración”, dice Melancon. “Mientras juegas con tu vulva y clítoris, dirige tu atención hacia tu vagina y siente su propio 'deseo' de contacto interno”.

  1. Encuentra el Punto G

El lograr el squirt usualmente implica la estimulación del Punto G, un área sensible de aproximadamente dos pulgadas dentro de la vagina, dice Melancon. Si tú o tu pareja colocan un dedo dentro de tu vagina, el punto G se sentirá como una pequeña protuberancia en la pared superior. “Esta área contiene tejido que rodea la uretra”, dice Dyachenko. “Eso es en lo que deberás enfocarte para estimularte”.

  1. Estimular el Punto G

Una vez que sepas dónde está el punto G, puedes experimentar con diferentes formas de presionar y frotar esta área. A muchas personas les gusta que les estimulen el Punto G con un movimiento de “ven aquí”, es decir, poner un dedo ligeramente doblado (o dos, o tres) en la vagina y moverlo hacia arriba y hacia abajo. Otras cosas que puede hacer incluyen "presionar el área (con los dedos/juguetes/pene inmóvil) para aumentar la presión, tocar o pulsar el área, o masajear en círculos (en sentido horario o antihorario)", dice Melancon.

También puedes usar un juguete como Arc que está diseñado para el punto G, que libera tus manos o las de tu pareja para la estimulación del clítoris.

  1. Mantén involucrado todo tu cuerpo

Intenta incluir muchos besos (si estás con una pareja), juegos con los pezones, estimulación del clítoris y cualquier otra cosa que te ayude a excitarte mientras tu punto G recibe atención. Esto te ayudará a permanecer sensible en tu cuerpo lo suficiente como para sentir todo el placer disponible para ti. “No solo es el sexo lo que te permite hacer squirt, sino todas las cosas que suceden durante este proceso”, dice Nadim.

  1. Se paciente

Es posible que no logres un squirt las primeras veces que lo intentes, y eso es perfectamente normal. “Recuerda ser paciente”, dice Dyachenko. “Si no funciona la primera vez, inténtalo de nuevo otro día”. Además, no te rindas después de solo unos minutos; es posible que necesites estimular tu Punto G por un tiempo más largo. Y si empiezas a sentir que tienes ganas de orinar, no dejes que eso te detenga: en realidad es una señal de que ya casi llegas, dice Nadim. Sin embargo, si no puedes lograrlo, eso puede ser una señal de que no estás lo suficientemente excitada y necesita más excitación, dice Melancon.

Además, si te esfuerzas demasiado por logras un squirt en lugar de relajarte y disfrutar el momento, puede ser contraproducente. “Es importante entender que el Punto G no es un botón que presionas 500 veces hasta ganar el premio”, dice Melancon. “La ironía es que el squirting es una respuesta física involuntaria, por lo que cuanto más 'intentas' lograr un squirt, menos probable es que suceda. Disfruta del placer que sientes sin preocuparte de si lograras un squirt o no. Si lo logras, ¡increíble! Si no, siempre se puede intentar mañana”.

  1. No juzgues la experiencia

El squirting a veces se representa como una señal de que alguien acaba de tener el mejor orgasmo de su vida, y para algunas, lo es. Pero otras no tienen ningún orgasmo cuando tienen un squirt. “Muchas sienten un alto nivel de placer cuando se libera el líquido, pero algunas no se dan cuenta de que han tenido un squirt hasta que ven las sábanas después”, dice Melancon. “Si tiendes a llegar al orgasmo con la estimulación del clítoris sin penetración (por ejemplo, sexo oral), es posible que tus experiencias de orgasmo y squirting no coincidan. ¡No hay nada correcto o incorrecto, siempre y cuando te sientas bien!”.

Por último, y más importante, si no logras el squirt, eso no significa que quienes si lo logren estén teniendo mejor sexo que tú. Diferentes personas tienen diferentes sensaciones acerca del squirting, a algunas les gusta, a otras no, y de cualquier manera, es solo una de las muchas cosas increíbles que tu cuerpo puede hacer.

 

¿Necesitas inspiración?

Artículo anterior ¿Qué Es El Castigo Con Vibrador?
Artículo siguiente ¿Estoy Chorreando O Haciendo Pis?