Ir a contenido
¿Los Hombres Tienen Mayor Deseo Sexual Que Las Mujeres?

¿Los Hombres Tienen Mayor Deseo Sexual Que Las Mujeres?

Las mujeres son moralmente superiores y prudentes, y apenas piensan en sexo, mientras que los hombres son bestias sexuales que nunca están satisfechas, ¿verdad? Esos son los estereotipos del deseo sexual en ambos sexos que estamos acostumbrados a ver a diario en los medios de comunicación y en nuestra cultura.

Pero, curiosamente, esta comprensión del deseo sexual en mujeres y hombres que tenemos hasta el día de hoy es una tendencia bastante reciente en la historia. Según la terapeuta sexual Leigh Noren, hasta el siglo XVIII, considerábamos a hombres y mujeres igualmente sexuales.

Ella escribe: “La noción de que la sexualidad de las mujeres es de cierta forma menor que la de los hombres es en realidad bastante reciente. Antes de la década de 1700, considerábamos a ambos sexos como obscenos, apasionados e inmorales. Esto significaba que creíamos que las mujeres y los hombres eran igualmente sexuales y que el placer sexual no era solo una prioridad masculina".

Fue hasta el siglo XVIII cuando la sociedad comenzó a descalificar el placer y el deseo sexual femenino, llevándonos al siglo XXI, donde luchamos por comprender la verdadera naturaleza del deseo sexual en mujeres y hombres.

Antes de adentrarnos en la discusión sobre las diferencias entre el deseo sexual masculino y femenino, comencemos por comprender los conceptos básicos del deseo sexual.

Deseo sexual vs. Excitación sexual

El deseo sexual o libido es un término que usualmente se usa indistintamente con el término excitación sexual. Si bien estos dos términos son de naturaleza similar, pues se refieren a nuestra respuesta a lo sexual, en realidad son muy diferentes en su esencia.

El deseo sexual o el impulso sexual esta mas relacionado con la psicología del sexo, cómo tu mente y tu cerebro perciben la actividad sexual y si estás o no participando en la acción.

La excitación sexual, por otro lado, es el aspecto físico. Es cómo nuestro cuerpo reacciona y cómo responde a algo sexual. Noren explica, "la excitación sexual es la parte física. La respuesta física de lubricarse o conseguir y mantener una erección".

Es importante conocer la diferencia entre los dos para evitar malentendidos sobre tu propia sexualidad y nivel de libido. La mayoría de las personas creen que para que se exciten sexualmente, necesitan deseo sexual y viceversa.

Pero en realidad no es necesario.

No Concordancia de la Excitación

¿Sabes por qué a veces puedes sentirte "con ganas" para un juego sexual, pero tu cuerpo no parece compartir los mismos sentimientos? ¿Tus genitales simplemente no responden, sin importar cuán "caliente " te sientas?

Bueno, hay una razón para ello. Y se llama no concordancia de la excitación.

Los terapeutas sexuales usan este término para explicar el fenómeno cuando se presenta una desconexión entre tu mente y tu cuerpo que se excita con la actividad sexual. Puede que tengas ganas de tener relaciones sexuales, pero es posible que tus genitales no estén listos y es algo completamente normal.

El mejor ejemplo de la no concordancia de excitación sería la forma en que tu cuerpo responde a los avances sexuales no deseados. Es posible que te excite físicamente, lo que resultará en una lubricación vaginal o una erección pero sin estar psicológicamente interesado en las relaciones sexuales.

Aquí es donde la conversación sobre el consentimiento verbal es muy importante. El hecho de que tu cuerpo muestre signos de excitación no significa que estés consintiendo las actividades sexuales que están sucediendo.

Al mismo tiempo, entender la diferencia entre la excitación sexual y el deseo sexual y el concepto de la no concordancia de excitación puede ayudar a las víctimas de agresión sexual a deshacerse de la vergüenza.

Noren escribe, “muchas veces, las personas que han sido víctimas de traumas sexuales sienten un peso extra de vergüenza porque su cuerpo se excitó fisiológicamente durante el abuso. Entender que esto es solo una reacción puramente física a que nuestros genitales o cuerpos sean tocados puede reducir la vergüenza y el estigma que rodea a esta reacción".

El Interminable Conflicto de la Libido en Sexos Opuestos

Investigadores han encontrado una diferencia entre el deseo sexual en mujeres y hombres durante muchos años. La mayor parte de esa investigación afirma que la diferencia en los deseos sexuales entre dos sexos se reduce a los niveles variables de testosterona.

El psicólogo social Roy F. Baumeister cree que los hombres en realidad tienen un mayor deseo sexual, y dedicó una gran cantidad de tiempo a estudiar a personas para probar su teoría.

Después de su investigación en 2010, el determinó que “todos los indicadores que se nos ocurrieron apuntaban a la misma conclusión. Los hombres piensan en el sexo con más frecuencia que las mujeres. Los hombres tienen más fantasías sexuales, y éstas incluyen más actos diferentes y más parejas diferentes. Los hombres se masturban más que las mujeres, mucho más".

Casi al mismo tiempo, el New York Times publicó un artículo de Daniel Bergen, que afirmaba que el deseo sexual en las mujeres es mucho mayor que en los hombres y que, en realidad, su sexualidad es mucho más fluida que la de los hombres. Tanto que Bergen creía que las mujeres no eran aptas para la monogamia.

Con toda esta información contradictoria, es posible que te estés preguntando, ¿Cuál es correcto? ¿Tenemos el mismo deseo sexual o no?

La investigación más reciente muestra que no somos tan diferentes

Después de todo, es posible que el deseo sexual en mujeres y hombres no sea tan diferente, según indica una investigación reciente. Los investigadores sugieren que la verdadera medida del deseo sexual en ambos sexos podría depender de cómo vemos y evaluamos el deseo sexual.

Tendemos a ver el deseo sexual como la repentina chispa de un intenso deseo de tener relaciones sexuales. Tendemos a pensar que experimentamos el deseo sexual de manera similar a como experimentamos la sed o el hambre.

Aunque muchos pueden experimentar un deseo sexual repentino y espontáneo, no es la única forma en que operan nuestros deseos sexuales. En realidad, existen dos tipos diferentes de deseos sexuales.

“En realidad, existen dos estilos distintos de deseo sexual, el espontáneo y el receptivo. La libido espontánea es a la que estamos más acostumbrados. Es una sensación que aparece de la nada, justo en medio de una cena o saliendo a dar un paseo", explica Noren.

El deseo sexual responsivo es algo muy diferente y que no surge de la nada, sino que es provocado por ciertas acciones. Noren dice, "para que se produzca el deseo responsivo, debe ser provocado por algo, tal vez una fantasía sexual, una mirada de un desconocido atractivo o un toque sensual".

Luego agrega, "en términos generales, los hombres están más inclinados a tener un estilo de deseo espontáneo, mientras que las mujeres se inclinan más hacia un estilo de deseo receptivo".

El deseo espontáneo es la forma en que estamos acostumbrados a ver a los hombres experimentar el deseo sexual y es la forma en que, por mucho tiempo, se esperaba que las mujeres también lo experimentaran así. Debido a la percepción de que el deseo sexual en mujeres y hombres comienza de la misma manera, es natural que las investigaciones en el pasado consideraran que las mujeres no son sexualmente responsivas.

El deseo sexual en las mujeres no es menor que el deseo sexual en los hombres; simplemente tienen patrones diferentes y cambiantes. Las investigaciones indican que el deseo sexual de las mujeres cambia según su ciclo menstrual. Cuando las mujeres experimentan el pico de su excitación sexual durante el período de ovulación, su deseo sexual es tan fuerte como el de los hombres.

La testosterona es la hormona en los hombres responsable de su deseo sexual y, anteriormente, los investigadores creían que también esta hormona responsable del deseo sexual en las mujeres. Sin embargo, las investigaciones más recientes muestran que la testosterona no influye en el deseo sexual de una mujer.

Toda estas nuevas investigaciones muestran que vemos el deseo sexual en hombres y mujeres de manera incorrecta. En lugar de comparar el deseo sexual de las mujeres con los parámetros de los hombres, deberíamos centrarnos en ampliar nuestras observaciones sobre cómo entendemos el deseo sexual en general.

Los desencadenantes del deseo sexual en las mujeres son diferentes

Si bien la diferencia entre hombres y mujeres en relación a sus deseos sexuales no es tan significativa como antes creíamos, existe una gran diferencia en lo que impulsa a ambos sexos a tener relaciones sexuales.

En un estudio realizado en 2014, se les solicitó a 406 participantes que llenaran una encuesta sobre el deseo sexual y lo que los impulsa. Los investigadores descubrieron que los hombres y las mujeres se motivaban por cosas diferentes.

El deseo sexual de los hombres es impulsado por el deseo de la liberación sexual y el orgasmo, además de complacer a su pareja. Mientras que las mujeres están motivadas por la intimidad y la cercanía emocional con sus parejas, además de sentirse sexualmente deseadas por los hombres.

De hecho, la intimidad con una pareja es uno de los requisitos más comunes para que muchas mujeres sientan el deseo sexual de tener relaciones sexuales. Noren escribe, “para muchas mujeres, no todas, la intimidad emocional es un precedente necesario para la intimidad sexual. Experimentar la intimidad emocional es, en efecto, lo que desencadena el deseo sexual. Para considerar el sexo, debes sentirte cercana a tu pareja o cónyuge".

El deseo sexual en las mujeres también depende de cómo se sientan de sí mismas y de sus cuerpos. Cuando una mujer se encuentra atractiva a sí misma, es más propensa a desear sexo. Las mujeres también quieren que otros las deseen para estar de humor para el sexo. De hecho, es una de las fantasías sexuales más comunes entre las mujeres.

Noren dice, “esto se puede ver en las fantasías sexuales de las mujeres donde muchas se centran en la idea de ser deseada, a veces por muchas personas al mismo tiempo. Esto no quiere decir que los hombres y personas de otros géneros no necesiten esto para sentirse excitados. Pero cuando se trata de lo que desencadena el deseo sexual en las mujeres, este factor aparece una y otra vez".

La diferencia entre lo que hace que las mujeres y los hombres deseen tener relaciones sexuales también se puede atribuir a la falsa creencia de que las mujeres tienen un deseo sexual menor que los hombres.

Debido a que las mujeres desean cosas diferentes y tienen un ciclo de respuesta a lo sexual diferente, es fácil considerar a las mujeres como "no tan sexuales como los hombres", aunque no es necesariamente la verdad.

¿Necesitas inspiración?

Artículo anterior ¿Cómo prepararse para la primera vez que se practica sexo anal?
Artículo siguiente ¿Cuál es la diferencia entre pre-eyaculación y eyaculación?

10% De Descuento En Tu Primer Pedido

¡Suscríbase a nuestro boletín semanal y reciba un código de descuento exclusivo!

¡Sí! ¡Quiero descuento!

Besoin d'inspiration ?